Almacen convencional

Almacén de recambios

Almacen de recambios

¿Qué es un almacén de recambios o repuestos?

Un almacén de recambios es un espacio físico donde se almacenan los componentes y piezas de repuesto necesarias para el mantenimiento y reparación de maquinaria y equipos.
Estos almacenes son esenciales para garantizar la disponibilidad de repuestos y reducir los tiempos de inactividad en caso de fallas o reparaciones.

Características de los almacenes de repuestos y accesorios

Los almacenes de repuestos o recambios tienen la finalidad de surtir de piezas de repuesto y accesorios a talleres, tiendas y clientes finales. En comparación con otros tipos de almacenes, tienen una cantidad de referencias muy elevada, un volumen relativamente bajo de cada una, y una alta rotación.

Con estas particularidades, es muy importante:

  • Sistema de Gestión de Almacén (SGA) específico para almacenes de recambios.
    Los almacenes de recambios o accesorios tienen una gran cantidad de proveedores. Además, una gran la diversidad de formas de la mercancía. Esto provoca que los SGA habituales tengan carencias y no sean 100% eficientes.
    Hay que añadir que una rotura de stock en estos almacenes es especialmente crítico. Esto es debido a que tienen piezas que se utilizan para reparaciones y mantenimiento.
  • Baja automatización
    Este tipo de almacenes tiene una baja automatización, debido a la gran cantidad de formatos y proveedores distintos que tienen.
    Esto, junto con puntas de demanda inesperadas, hace difícil automatizar buena parte de un almacén. Por ese motivo, son habituales los almacenes convencionales o semiautomáticos
  • Estanterías adecuadas para este tipo de almacenes.
    En las estanterías para almacenes de repuestos o accesorios se ubican una diversidad muy elevada de piezas. La gama va de pequeños fusibles hasta puertas o paragolpes. Por este motivo, encontramos una gran variedad de estanterías distintas y entreplantas para poder operar lo mejor posible.
    Habitualmente se utilizan estanterías ligeras y de carga media.

Cómo organizar un almacén de repuestos y accesorios

Clasificar y categorizar los repuestos

Es importante para mantener un inventario organizado y fácil de buscar. Al clasificar los repuestos por tipo, modelo, tamaño y marca, podrás identificar rápidamente qué repuestos están en stock, cuántos hay disponibles y cuándo se necesitan más. Además, podrás organizar el almacén de repuestos de manera que los productos más populares y frecuentemente utilizados (Clase A) estén ubicados en áreas de fácil acceso, mientras que los repuestos menos populares (Clase C) se pueden ubicar en lugares menos accesibles

Etiquetas y códigos de barras

Son esenciales para identificar y rastrear los repuestos. Al utilizar etiquetas y códigos de barras, se pueden llevar registros precisos del stock, reducir el riesgo de errores y acelerar el proceso de búsqueda de los repuestos. Por ejemplo, al escanear el código de barras de un repuesto, se puede acceder rápidamente a la información relacionada con ese producto, como su ubicación en el almacén, la cantidad disponible y la fecha en que se recibió.

Almacen de recambios ejemplos
Almacén de recambios – Ejemplo

Diseño de almacén de repuestos eficiente

Es fundamental para garantizar que el almacén de repuestos esté organizado de manera clara y ordenada. Al diseñar el esquema de almacenamiento, es importante considerar la cantidad de repuestos que se manejan, la frecuencia de uso y la demanda de cada repuesto. Esto te permitirá optimizar el espacio de almacenamiento y ubicar los productos de manera que sean fáciles de encontrar y de acceder. Es recomendable utilizar estanterías y cajas de almacenamiento para maximizar el espacio disponible. Las estanterías permiten apilar los repuestos de manera ordenada y accesible, mientras que las cajas de almacenamiento pueden ser útiles para almacenar repuestos de menor tamaño o aquellos que no se utilizan con frecuencia.

Sistema de gestión de inventario específico para almacenes de repuestos

Un sistema de gestión de inventario te ayudará a monitorear el flujo de entrada y salida de los repuestos, así como el stock disponible en tiempo real. Este sistema debe incluir la capacidad de registrar cada entrada y salida de repuestos, así como una herramienta de seguimiento del inventario que pueda generar alertas cuando se necesite hacer un pedido de nuevos repuestos. Es importante utilizar un software de gestión de inventario que sea fácil de usar y que permita automatizar los procesos de gestión de inventarios. Esto reducirá el tiempo y el esfuerzo dedicados a la gestión de inventarios y permitirá a los empleados concentrarse en otras tareas importantes.

Capacitar a los empleados

Capacitar a los empleados en las políticas y procedimientos de almacenamiento, así como en los principios básicos de organización y manejo de repuestos, es fundamental para garantizar que el almacén de repuestos esté organizado adecuadamente. Es importante que los empleados conozcan las políticas y procedimientos del almacén, como el proceso de registro y seguimiento de los repuestos, así como los procedimientos de seguridad y manejo de repuestos

Gestión de la obsolescencia en almacenes de recambio

La gestión de repuestos en almacenes es una parte esencial de la cadena de suministro de muchas industrias, ya que garantiza la disponibilidad de piezas críticas para el funcionamiento continuo de equipos y maquinaria. Sin embargo, uno de los desafíos más significativos que enfrentan los almacenes de repuestos es la obsolescencia de inventario. La obsolescencia puede resultar en costos adicionales y pérdidas financieras significativas si no se aborda de manera adecuada y proactiva.

¿Qué es la obsolescencia de repuestos?

La obsolescencia de repuestos se refiere a la situación en la que las piezas de repuesto almacenadas ya no son compatibles con los equipos o sistemas que deben mantenerse. Esto puede deberse a una variedad de razones, incluyendo cambios en la tecnología, la discontinuación de productos, la falta de disponibilidad de componentes específicos, o la actualización de equipos a modelos más nuevos.

El impacto económico de la obsolescencia

La obsolescencia de repuestos puede tener un impacto económico significativo en las operaciones de una empresa. Los costos pueden acumularse rápidamente a medida que se debe invertir en la adquisición de repuestos más nuevos o en la búsqueda de soluciones alternativas para mantener en funcionamiento los equipos. Además, la falta de piezas de repuesto adecuadas puede dar lugar a tiempos de inactividad no planificados, lo que afecta la productividad y la rentabilidad.

Estrategias para la gestión de obsolescencia en almacenes de repuestos

  1. Monitoreo continuo: La gestión proactiva de la obsolescencia comienza con un monitoreo continuo del inventario. Los almacenes deben identificar repuestos que puedan estar en riesgo de volverse obsoletos y realizar un seguimiento de las fechas de vencimiento de los componentes.
  2. Planificación y pronóstico: Los almacenes deben trabajar en estrecha colaboración con los equipos de mantenimiento y los proveedores para planificar con anticipación la obsolescencia de repuestos. Esto puede incluir la adquisición de repuestos de manera anticipada o la búsqueda de soluciones de modernización.
  3. Identificación de fuentes alternativas: Es esencial mantener una red de proveedores alternativos o la capacidad de fabricación interna para piezas críticas. En algunos casos, es posible encontrar repuestos en el mercado secundario o recurrir a la fabricación aditiva para producir componentes personalizados.
  4. Evaluación de actualizaciones tecnológicas: En lugar de buscar repuestos idénticos, a veces es más eficiente y económico considerar actualizaciones tecnológicas que permitan la utilización de componentes más modernos y disponibles en el mercado.
  5. Gestión de liquidación: Cuando un repuesto se vuelve completamente obsoleto, se debe implementar una estrategia de liquidación para minimizar las pérdidas. Esto podría incluir la venta de inventario obsoleto a terceros o la reutilización de materiales valiosos.

Ejemplos de almacén de recambio

Los ejemplos más claros para entender que es un almacén de piezas de repuestos. Estos están destinados a piezas de sustitución para la industria automovilística. Allí disponen de todo tipo de piezas para arreglar vehículos.

Imagen de un almacen de recambios
Almacén de piezas de repuesto – Ruedas

Estanterías para almacén de repuestos

La mayoría de instalaciones de recambios y piezas de repuesto, además de ser multireferencia, distribuyen muchas partes de un producto. El caso más representativo es en automoción. En ese sector, un almacén guarda tanto guardabarros, capós o puertas como filtros de aire, bugías o fusibles. Esto supone disponer de una gran variedad de estanterías. No obstante, las que siempre podremos encontrar son las estanterías de baldas metálicas

Cajas para un almacén de piezas de recambio

Las cajas, cubetas o gavetas de plástico también son un elemento fundamental en este tipo de almacenes. Debido a su uso intensivo, la calidad de material es fundamental.

Es importante que lleven accesorios adecuados a los materiales y a la operativa. Por ejemplo, en caso de tener muchas referencias y poco volumen de tornillería, es interesante disponer de separadores para aprovechar el espacio.

Otra alternativa habitual, son aperturas frontales para poder acceder a materiales sin sacar la caja de su posición.