Carpa para almacenaje en exterior

Carpas para almacenaje

A menudo es necesario aumentar la capacidad de un almacén de forma temporal, o definitivamente pero de forma económica. En ese caso, es muy interesante la utilización de carpas de exterior. Os contamos todo lo que se necesita saber

¿Qué son las carpas de almacenaje de exterior?

Las carpas para logística de exterior son estructuras versátiles y funcionales diseñadas específicamente para satisfacer las necesidades de almacenamiento y gestión logística en entornos al aire libre. Estas carpas, también conocidas como carpas para almacenamiento o carpas industriales, están diseñadas para resistir las condiciones climáticas adversas y ofrecer un espacio seguro y protegido para el almacenamiento de mercancías y materiales.

Ejemplo de carpa para almacenaje

Características de las carpas para almacenar

Estas estructuras se componen generalmente de una armazón de acero resistente que proporciona estabilidad y soporte estructural. La cubierta está fabricada con materiales duraderos y resistentes, como lonas de PVC de alta calidad, que ofrecen protección contra la lluvia, el viento, los rayos UV y otras condiciones ambientales desfavorables. Además, las carpas pueden contar con paneles laterales opcionales para brindar una mayor protección y privacidad en función de los requerimientos específicos del almacenamiento.

Una de las principales ventajas de las carpas para logística de exterior es su capacidad de ser instaladas y desmontadas de manera rápida y sencilla. Esto las convierte en una solución flexible, especialmente útil en situaciones donde se requiere una infraestructura temporal o en entornos donde el almacenamiento puede cambiar frecuentemente debido a las necesidades de la cadena de suministro.

Comprar carpa para exterior

Como elegir una carpa de exterior

Al elegir una carpa de exterior para logística y almacenaje, es importante considerar una serie de factores clave para asegurarte de que la estructura cumpla con tus necesidades específicas. Aquí hay algunos puntos a tener en cuenta durante el proceso de selección:

  • Tamaño y capacidad de almacenamiento: Evalúa la cantidad de espacio de almacenamiento requerido y el tipo de mercancías que planeas almacenar en la carpa. Considera tanto la superficie del suelo como la altura de la estructura para asegurarte de que sea lo suficientemente espaciosa para acomodar tus palets, productos o equipos de manera adecuada.
  • Resistencia y durabilidad: Asegúrate de que la carpa esté fabricada con materiales resistentes y duraderos, como armazones de acero robustos y cubiertas de alta calidad, preferiblemente de PVC, que sean resistentes a la intemperie, a los rayos UV y a otros elementos ambientales adversos. Esto garantizará la protección de tus mercancías almacenadas y la longevidad de la estructura.
  • Protección contra condiciones climáticas: Verifica si la carpa proporciona características adicionales para enfrentar condiciones climáticas específicas. Por ejemplo, asegúrate de que cuente con una buena capacidad de drenaje para evitar la acumulación de agua durante lluvias intensas. Además, considera la necesidad de opciones de ventilación para controlar la humedad y la circulación de aire dentro de la carpa.
  • Movilidad y portabilidad: Si necesitas la flexibilidad de trasladar o reubicar la carpa, verifica si es fácilmente desmontable y transportable. Las carpas con sistemas de montaje rápido y sencillo, así como con componentes ligeros y desmontables, facilitarán su movilidad y adaptabilidad a diferentes ubicaciones.
  • Accesibilidad y seguridad: Considera las características relacionadas con la accesibilidad y seguridad de la carpa. Asegúrate de que tenga puertas o accesos adecuados para facilitar la entrada y salida de mercancías y para permitir el flujo eficiente de personal y equipos. Además, evalúa si la estructura ofrece opciones de seguridad adicionales, como cerraduras o sistemas de vigilancia, para proteger tus mercancías de posibles robos o daños.
  • Cumplimiento normativo: Verifica que la carpa cumpla con los estándares y regulaciones de seguridad y construcción aplicables en tu área. Esto incluye aspectos como la resistencia al fuego, la carga de viento y otros requisitos estructurales necesarios para garantizar la seguridad de la carpa y las personas que la utilizan.
  • Experiencia y reputación del proveedor: Investiga la experiencia y reputación del proveedor de carpas para logística y almacenaje. Asegúrate de que tengan un historial sólido y ofrezcan garantías de calidad en sus productos. Lee reseñas de clientes anteriores y consulta a otros profesionales de la logística para obtener recomendaciones y referencias.
Carpa para almacenar cajas abierta por los 2 lados

Consideraciones en la gestión de stock con una carpa

El almacenaje en una carpa plantea algunos retos que hay que tener en cuenta. Para ello, es importante implementar los siguientes puntos en la gestión de stock cuando se almacena en carpa o tienda de exterior:

  • Seguimiento y registro: Mantén un sistema de seguimiento y registro meticuloso de los productos almacenados tanto en la carpa exterior como en el almacén principal. Utiliza códigos de identificación únicos o etiquetas claras para identificar y diferenciar claramente los productos almacenados en cada ubicación.
  • Comunicación y coordinación: Establece una comunicación clara y constante entre el equipo encargado del almacén principal y la carpa de almacenaje exterior. Asegúrate de que exista un flujo de información regular sobre las entradas, salidas y movimientos de inventario entre ambas ubicaciones. Esto ayudará a evitar confusiones y errores en la gestión de stock.
  • Planificación y clasificación: Realiza una planificación detallada de qué productos se almacenarán en la carpa de almacenaje exterior y cómo se organizarán. Clasifica los productos de acuerdo con su naturaleza, demanda y rotación. Esto facilitará la ubicación y recuperación eficiente de los productos almacenados, minimizando el tiempo y los esfuerzos necesarios para localizarlos.
  • Monitoreo de condiciones: Si la carpa de almacenaje exterior no ofrece las mismas condiciones controladas que el almacén principal, es fundamental monitorear las condiciones ambientales, como la temperatura y la humedad. Dependiendo del tipo de productos almacenados, es posible que se requieran medidas adicionales para garantizar la integridad y calidad de los productos, como el uso de sistemas de control de temperatura o deshumidificadores.
  • Control de inventario: Implementa un sistema de gestión de inventario que permita un seguimiento en tiempo real de los productos almacenados tanto en la carpa exterior como en el almacén principal. Utiliza herramientas tecnológicas, como sistemas de código de barras o RFID, para facilitar la identificación y actualización de inventario de manera precisa y eficiente.
  • Rotación de stock: Realiza una gestión adecuada de la rotación de stock, asegurándote de que los productos almacenados en la carpa exterior se utilicen en el orden correcto para evitar la obsolescencia o la expiración de productos. Establece políticas claras sobre la prioridad de uso y asegúrate de que se cumplan correctamente.
  • Seguridad y protección: Asegúrate de que la carpa de almacenaje exterior esté segura y protegida contra robos, daños o accesos no autorizados. Implementa medidas de seguridad, como sistemas de vigilancia o candados, para proteger los productos almacenados.

Mantenimiento de la carpa de exterior

Finalmente, una vez adquirida la carpa, se debe hacer un mantenimiento y revisiones periódicas, con el fin de evitar desgaste prematuro, y accidentes y golpes ocultos. Los puntos mas importantes a tener en cuenta son:

  • Inspección regular: Realiza una inspección regular de la carpa para detectar cualquier daño o desgaste. Revisa los postes, las conexiones y las lonas para detectar rasgaduras, roturas o signos de corrosión.
  • Limpieza: Limpia regularmente la carpa para evitar la acumulación de polvo, suciedad y otros residuos. Utiliza agua y jabón suave para limpiar las superficies de la carpa y las lonas. Evita el uso de productos químicos agresivos que puedan dañar la estructura de la carpa.
  • Almacenamiento: Si la carpa no se utilizará durante un período prolongado, es importante almacenarla correctamente. Asegúrate de que esté completamente seca antes de guardarla para evitar la formación de moho o hongos. Guárdala en un lugar fresco, seco y bien ventilado, lejos de la humedad y la luz solar directa.
  • Reparaciones: Realiza reparaciones tan pronto como detectes cualquier daño o desgaste en la carpa. Si las lonas están rotas o rasgadas, repara el área afectada con parches o reemplaza la lona por completo si es necesario. Si hay algún problema con los postes o las conexiones, reemplaza las piezas dañadas o consulta al fabricante para obtener piezas de repuesto.
  • Protección contra el viento: Si la carpa se utiliza en áreas con fuertes vientos, es importante asegurarla adecuadamente para evitar daños. Utiliza piquetas adicionales y tensores para mantener la carpa bien anclada y estable en el suelo.
  • Revisión de seguridad: Revisa periódicamente la seguridad de la carpa, asegurándote de que las conexiones estén bien apretadas y que la estructura esté en buen estado. Siempre sigue las instrucciones del fabricante para la instalación y desmontaje de la carpa.

¡Os queremos oír!
Escribidnos vuestras preguntas o comentarios!

Deja una respuesta